Inicio Consultorios Curriculum Vitae Links Contactenos
Amargon
Siguiendo con la temática de ver cómo podemos mejorar nuestra salud y calidad de vida utilizando esos "regalitos" que Dios nos da, y que la Madre Natura muy gentilmente pone al alcance de nuestras manos, es que he decidido escribir sobre el Amargón.

También conocida como Diente de León o Achicoria Blanca o Achicoria de Campo, es una planta herbácea curativa, que crece espontáneamente en casi todas las regiones del mundo, y se ha convertido en la pesadilla de más de un agricultor.

Cuántas veces vemos a esta maravillosa hierba curativa asomar sus hojas aserradas emergiendo de la más pequeña rajadura del cemento como diciéndonos: "jAquí estoy!. Úsenme, consúmanme; que La Madre Natura me envía para que los cure y desintoxique".

Su nombre científico es "taraxacum officinahs que proviene del griego "taraxos' que quiere decir trastorno y "aka" que significa remedio, o sea, que el nombre de la planta sería "remedio para los trastornos". Mi de entre 10cm y 30 cm, tiene hojas aserra das que se asemejan a la mandíbula de un león bien provista de filosos dientes, presenta una flor amarillo oro que cuando madura se toma blanca desprendiendo semillas sala das que al menor soplo de viento vuelan muy lejos; a las que vulgarmente llamamos panaderos".

  • Componentes activos:
    • El amargón contiene potasio, sodio, cobre, níquel, calcio, magnesio, hierro, fósforo, azufre, sílice, cloro; como ven ustedes una verdadera ferretería. Además posee una apreciable cantidad de vitamina A (una tasa de hojas crudas bastaría para cubrir las necesidades diarias de una persona), vitaminas del grupo B, sobretodo B2, y vitamina C, además posee clorofila que es un gran factor curativo y desintoxicante.

  • Efectos terapéuticos:
    • Mejora el funcionamiento de páncreas, riñones, vejiga e hígado. Devuelve la salud a la vesícula biliar. Corrige estreñimiento, flatulencias, hemorroides, acidez e indigestiones. Purifica la sangre, desintoxicando el organismo. Alivia dolores neurálgicos reflejos de espalda y miembros inferiores, desaparecen las sudoraciones nocturnas y el sabor amargo de la boca. Su efecto diurético ayuda en el control de la hipertensión arte rial. Útil para despertar el apetito, combatir el insomnio, fortalecer los pulmones y mejorar los problemas de piel. Las verrugas pueden secarse aplicando el jugo lechoso del tallo varias veces por día. Las mujeres que dan el pecho lo usan para estimular la lactancia.

      La raíz tiene 21% de glucoquinina, que es una insulina vegetal; lo cual explica su efecto benéfico sobre el páncreas en general y la diabetes en particular.

      Una observación científica del mundo animal nos indica que el gato, si se encuentra enfermo, busca el amargón y mordisquea sus hojas y flores, llevado por su instinto natural, para curarse.

      Hay una anécdota histórica que revela las propiedades nutritivas del amargón. En tiempos pasa dos una plaga de insectos destruyó totalmente la cosecha en las isla de Menorquel en el archipiélago español de las Baleares; su población debió subsistir comiendo plantas silvestres en especial el amargón. Es más que suficiente para incorporarlo a nuestra dieta.


  • ¿Cómo se consume?
    • Las hojas son excelentes en ensaladas, sopas o infusión (20 grs de hojas por litro de agua). En el caso de las ensaladas recordar que las hojas descoloridas tienen mejor sabor. Picando las hojas y condimentándolo con sal, vinagre de manzana e hinojo se logra un puré que es un magnifico aderezo para pescados, sopas y ensaladas de verduras.

      Las raíces se utilizan en cocimiento, hirviendo 50 grs de raíces por litro de agua durante media hora a fuego lento, y luego se consumen 2 6 3 cucharadas soperas 30 minutos antes de las comidas principales. Los diabéticos deben tomarlo amargo o con edulcorante. Las raíces recogidas en otoño, pueden tostarse hasta que estén color café y luego molerlas para preparar el riquísimo café de amargón de gran poder curativo y terapéutico.

      Con las flores puede preparase un exquisito néctar con gran poder rejuvenecedor del organismo. Se toma un frasco de vidrio y se intercalan capas de azúcar y de flores, apretando suave mente hasta llenar el frasco. Se deja macerar unos días hasta lograr un ex tracto color castaño, levemente amargo con un sabor parecido al azúcar quemado. En el fondo del frasco se forma un sedimento de polen medicinal, el cual se puede aprovechar tomándolo a cucharaditas o agregándolo al té u otras bebidas. Las flores deben recogerse por la mañana temprano cuan do el sol apenas calienta y la planta está llena de jugos medicinales.

      Las flores de amargón tienen propiedades que embellecen la piel y mejoran la tez. Un tratamiento de belleza para obtener mejillas sonrosadas y piel suave sin arrugas, se logra añadiendo 25 grs de pétalos a 100 grs de extracto destilado de hamamelis, se deja reposar una semana y luego se cuela. La preparación, aplicada sobre la piel, estiraría los músculos combados limpiando los poros y mejorando la nutrición de la piel.

      Las abejas, grandes clientes de la flor de amargón, producen una miel exquisita y de gran poder curativo, en especial, de las dolencias hepáticas.

      En la Santa Biblia, en lo que parece ser una invitación del Señor a consumir amargón dice: "...y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. (éxodo 12.8). Realmente sería un gran desprecio no aprovechar las virtudes de esta planta.
    2007 - TechSol © Terminos y Condiciones